Lo que queda en el MLFF’18

El estreno internacional de Lo que queda se produjo el pasado 26 de mayo en el Mammoth Lakes Film Festival (California, EE.UU.). Llevo un par de semanas queriendo escribir una crónica del evento, pero no me apetecía hacer una loa -del todo merecida- al festival con infinitas palabras de agradecimiento. Y eso es lo que me salía cada vez que me sentaba frente al ordenador. Tampoco pretendía publicar un texto aséptico y vacío de impresiones y sentimientos. En todo caso, quise evitar el lugar común, tan presente en Facebook, Twitter e incluso en periódicos de tirada nacional. Así han pasado los días, que se han convertido en semanas, y no he publicado nada porque nada pesaba lo suficiente.

2018-06-19 07.22.38

Y sigue sin pesar. Pero la realidad es que Lo que queda se ha estrenado internacionalmente y que el MLFF es un festival casi recién nacido pero maravilloso, enmarcado en las montañas nevadas de California. Allí nos fuimos y allí nos encontramos con diversos cineastas de todo el mundo que traían, como nosotros, su película bajo el brazo. Y no me parecieron malas películas las que vi, sino todo lo contrario. Disfruté, particularmente, con Recharge de Christopher Meyer y con Fort Maria de S. Cagney Gentry y Thomas Southerland. Tower. A Bright Day de Jagoda Szelc ganó merecidamente el premio a la mejor película internacional. Por otro lado, es fácil predecir que Jerry Carlson tenga una larga y exitosa carrera cinematográfica, su Shadow Animals así lo testifica.

De Mammoth Lakes nos traemos unos cuantos buenos amigos. De California, además, me traigo una grata impresión. No esperaba que me gustase. No, al menos, de esa manera. EE.UU., al fin y al cabo, sólo era para mí un punto más en el mapa. Ni siquiera su cinematografía me ha interesado tanto. Pero un país que oscila entre Obama y Trump, definitivamente no puede dejarte indiferente una vez que has cruzado sus fronteras. Y así fue, me sorprendió. Para bien. Y prometo volver. De hecho, ya estoy de vuelta leyendo a Joan Didion y revistando algunos de los clásicos básicos del western: Fort Apache, Duelo al sol, El árbol del ahorcado, Cielo amarillo. Esta última, de William A. Wellman, es oscura y maravillosa.

Aquí dejo una nota de prensa que atestigua nuestro paso por el MLFF’18.

PD. Por cierto, también en mayo pero antes de acudir al festival presenté hasta nueve obritas en la XXXII Muestra Comarcal de Teatro Escolar “Ciudad de Orihuela”. Tal vez sea un buen momento para ir recopilando algunos de los manuscritos y editar una suerte de libro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>